¡Descubrí un tesoro!

Cuando era pequeña siempre soñaba con descubrir tesoros, imaginaba desenterrar un cofre con joyas y piedras preciosas, ese fue uno de mis primeros conceptos de riqueza que con el tiempo y por fortuna han ido evolucionando.

Hoy en día considero, al igual que muchos de vosotros que me leéis y que tenéis buen corazón, que la verdadera riqueza no pasa por lo material, sino en tener amor, salud, sabiduría, bienestar espiritual y poder disfrutar de la vida y la naturaleza en armonía.

El día que descubrí el poder maravilloso de los aceites esenciales al instante me di cuenta de que era uno de los  tesoros que nos regala la madre tierra.

Mi interés y curiosidad no ha cesado desde entonces. Poco a poco comencé a experimentar las sensaciones y a disfrutar de los beneficios que aportan tanto a la salud física como la emocional, mientras tanto iba desarrollando más y más mi sentido del olfato.

Es increíble como unas pocas gotas de A.E. de pomelo pudieron cambiar mi estado de ánimo, e incluso mi salud.

Tuve una época que era habitual despertarme con mal humor y estresada pensando en todo lo que me tenía que hacer ese día y frustrada por la falta de tiempo, y decidí aplicarlo cada mañana unas gotas diluidas en aceite de almendra y frutarla por el pecho y cuello y al instante sentía calma y mejor ánimo.

El primer aceite que me compré fue la lavanda, para “probar” ya que era un aceite clásico y conocido, luego me animé a más: el A.E. de Patchouly, árbol de té, Pomelo, Bergamota, Sándalo, Cedro, Jara, etc.

Luego tuve la oportunidad de realizar un curso de aromaterapia donde aprendí a hacer fórmulas para diversos usos y aplicaciones ya sean de cosmética-belleza en cremas o lociones, como para tratar algunas enfermedades de patología simple como  un constipado, gripe, migrañas, problemas musculares-contracturas, eccemas en la piel, heridas, cicatrices o bien para tratar el lado emocional como dolor,  angustia, ansiedad, estrés, insomnio, problemas de autoestima.

¡Vamos que descubrí todo un mundo! ¡ Y con solo oler una esencia, que es el espíritu de las plantas, todo su potencial de una gota en una molécula!

¡Esto si que es un tesoro!

Me gustaría invitar a todas aquellas personas que no lo conocen a que lo descubran y se beneficien de este poder natural y sano. Y a lso que conocen que sigan utilizando, experimentando y descubriendo.

He de decir que para hacer uso de ellos hay que tener ciertos conocimientos y sobre todo PRECAUCIÓN, ya que la no correcta utilización podría acarrear serios problemas, desde mareos o intoxicaciones. Se aconseja para empezar seguir indicaciones de un especialista o terapeuta y que nos brinde pautas básicas del correcto uso.

¿Cómo actúan los aceites esenciales?

Los aceites esenciales actúan sobre la mente y el cuerpo de forma simultánea, y por ello respondemos ante su presencia tanto física como psicológicamente. Ésta reacción comienza cuando aspiramos un aceite esencial o lo absorbemos a través de la piel.

Cuando inhalamos un aceite esencial, sus moléculas penetran en nuestros pulmones, y de allí pasan al flujo sanguíneo, dónde interactúan con las hormonas y enzimas de la sangre para influir sobre toda la química de nuestro cuerpo.

Éstas moléculas también afectan a los diferentes sistemas del cuerpo, calmando o estimulando el sistema inmunitario, la digestión, el sistema nervioso, el sistema endocrino y genitourinario, y la piel, por ejemplo. Además de interactuar, el olor estimula el sistema límbico del cerebro (el lugar donde residen nuestras emociones y recuerdos), lo que dispara los sentimientos y afectando, así, a nuestro estado de ánimo.

Al aplicar un aceite esencial sobre la piel (con excepción de los aceites de árbol de té y lavanda, todos deben diluirse en un aceite portador antes de ser aplicados), las moléculas penetran en la piel y pasan al riesgo sanguíneo. Generalmente al cabo de entre seis y catorce horas son fácilmente excretadas del cuerpo sin dejar ningún residuo tóxico.

Por regla general, todos los aceites esenciales son antisépticos y se suelen especializar en el tratamiento de infecciones concretas: virales bacterianas, fúngicas o parasitarias. Algunos aceites y hierbas, como la lavanda y el ginseng, actúan sobre el cuerpo de un modo específico. Son conocidos como adaptógenos y apoyan la función que tienen las glándulas suprarrenales de ayudar al cuerpo a adaptarse al estrés y tratarlo.

Para empezar os dejaré una breve descripción acerca de las utilidades de algunos aceites, en los  siguientes post iré poniendo más información.

Propiedades y aplicaciones

Aceite esencial de Árbol del té

Propiedades:

ANTIMICROBIANO

ANTISÉPTICO

ANTIINFECCIOSO

ANTIMICÓTICO

CICATRIZANTE

PEDICULICIDA

ACARICIDA

Aplicaciones

Prevención y tratamiento de los hongos (duchas, gimnasios, prevención en piscinas)

Acné

Ampollas

Rozaduras

Herpes labial

Quemaduras

Piojos

Acaros

Modo de empleo

MASAJE: añadir 10 gotas de aceite esencial de árbol del té en 10 ml de aceite vegetal de almendras.

Aceite esencial de Basílico o albahaca

Propiedades

ANTIESPASMÓDICO

REVITALIZANTE-DEFATIGANTE

TÓNICO DIGESTIVO

ANTIINFLAMATORIO

Aplicaciones:

Dolor de estómago

Flatulencias

Gases

Mareos-viajes

Fatiga mental

Estrés

Imsomnio

Calambres musculares

Modo de empleo

MASAJE: añadir 15 gotas de aceite esencial de basílico en 30 ml de aceite de avellanas

Precaución: No utilizar de forma prolongada. No usar en niños menores de 12 años por vía oral.

Aceite esencial de Bergamota

Propiedades

PURIFICANTE ATMOSFÉRICO

ANTISÉPTICO

REGENERADOR CUTÁNEO

ANTIDEPRESIVO

CALMANTE

CARMINATIVO

Aplicaciones

Depresión

Estrés

Ansiedad

Irritabilidad

Insomnio por estrés

Acné

Piel y cabello graso

Seborrea del cuero cabelludo

Modo de empleo

MASAJE: añadir 15 gotas de esencia de bergamota en 50 ml de aceite de avellana. Aplicar antes de acostarse.

Precacución: fotosensibilizante.

Aceite esencial de Eucalipto Glóbulo

Propiedades

ESPECÍFICO DE VÍAS BAJAS RESPIRATORIAS (BRONQUIOS Y PULMONES)

DESCONGESTIVO NASAL

FLUIDIFICANTES DE LAS MUCOSIDADES

ANTIINFECCIOSO

Aplicaciones

Resfriados que afectan a la esfera bronco-pulmonar

Masaje bronco pulmonar

Modo de empleo

DIFUSIÓN, VAPORES: añadir 10 gotas de aceite esencial de eucalipto glóbulo en un cuenco de agua caliente y realizar inhalaciones.

MASAJE: añadir 10 gotas de del aceite de eucalipto g. en 10 ml de aceite vegetal de macadamia.

Precaución: No apto para personas asmáticas.

En el siguiente artículo brindaré más información.

Muchas gracias por leerme.

Laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s